Los 10 mandamientos del portero

Por Moacyr Barbosa, a pedido de la Revista do Esporte, 1959

 

Vocación esto es lo esencial. Sin vocación, es inútil. Es trabajo perdido. Es necesario que el sujeto nazca tallado para esta posición, que le guste jugar en el gol. 

 

Raciocinio rápido el portero no puede dudar ni siquiera un segundo. Debe decidir rápidamente: o sale para cortar el balón o aguarda la conclusión del lance. Debe acompañar las jugadas con raciocinio. 

 

Reflejo Esto es una cosa más instintiva.  Y con esto, el portero debe esforzarse para adquirir los reflejos que la posición impone. 

 

Golpe de vista Es muy importante, porque sirve para calcular la dirección y la altura del balón, en relación al suelo. Inclusive ahorra energías, también evitando saltos innecesarios. 

 

Arrojo El buen portero debe tener coraje.  Cualidad obligatoria.  Hay ciertos lances en que solo el coraje del arquero salva una ciudadela.  Él debe saber arrojarse a los pies del adversario, evitando confundirse, es claro. Para esto, hay una técnica especial, que solo la experiencia enseña. 

 

Serenidad El hombre debe ser sereno.  Cualidad fundamental. No puede perder la calma o asustarse o lo pone todo a perder.  Otra cosa, el marcador no puede influir en su actuación.  Debe, sino ignorarlo, al menos no preocuparse con él. 

 

Firmeza en las manos Manos firmes. Tiene que agarrar el balón con fuerza.  Espalmar o conjurar el peligro de golpe siempre es peligroso.  Nada mejor que asegurar el balón firmemente y envolverse con ella.  Esta cualidad solo se adquiere con un entrenamiento intensivo. 

 

Altura Eso no depende del individuo, pero ayuda mucho.  Sin embargo, esto no actúa en detrimento de los porteros de baja estatura, ya que he conocido a dos de baja estatura que eran unas serpientes: Aimoré y Vítor. Un portero alto que salta bien lleva mucha ventaja en el cobro del saque de esquina, por ejemplo. 

 

Elasticidad El portero tiene que saber estirarse, porque los balones lanzados en ángulo son innumerables.  Es esencial el dominio sobre todos los músculos del cuerpo. 

 

10° Peso Muchas veces dos o tres kilos de más retiran mucho de la elasticidad del individuo. Para mantener el peso normal, es aconsejable un régimen alimenticio adecuado.