Enivo (Marcus Vinícius Teixeira Ramos da Silva, 1986) comenzó a hacer grafitis en las calles de São Paulo a los 12 años. En dos décadas de actuación, ya sumó más de 20 mil imágenes en calles de todo Brasil. Sus últimos trabajos se han alineado al afro-futurismo, combinando los impulsos performáticos e imágenes de calles, sus orígenes afro-brasileñas y la consciencia de las contribuciones continuas de los pueblos indígenas a la cultura brasileña.